Home

maltrato

45 : Este es el número de mujeres víctimas de violencia de género en lo que llevamos de 2015.
Dato curioso: en los días que siguieron a la celebración de manifestaciones multitudinarias en contra de la violencia de género (aunque se autodenominaron “contra la violencia machista”, olvidando así los casos de violencia por parte de la mujer hacia el hombre, de lo que hablaremos en posteriores ocasiones) el índice de víctimas por esta causa sufrió un escalofriante incremento en lo que más ha parecido una reacción inconsciente desmesurada de  algún tipo de “gen” que activa estos crímenes.

Lejos de descender, es un fenómeno que va en aumento.
Pero esto no es un rasgo natural, heredado, que pueda erradicarse variando cuotas de poder sino buscando la igualdad.
La violencia de género se enseña y, por supuesto, se aprende. En casa, en el entorno fuera de ella,… Independientemente de otros problemas relacionados con la psique, estamos ante un problema educativo.http://www.violenciagenero.msssi.gob.es/laDelegacionInforma/pdfs/DGVG_Informa_Macroencuesta.pdf

Sorprenden los casos que se dan entre personas de edad, pero aun mas sorprendentes son los que se producen en relaciones entre personas jóvenes, generaciones posteriores por ejemplo a 1970, que han vivido grandes intentos por erradicar esta lacra social, con movimientos educativos tendentes a la igualdad. Y sin embargo, recientes estudios reflejan que incluso las nuevas generaciones, que hoy son menores de edad, no son conscientes de algunos comportamientos adquiridos que reflejan desequilibrios sociales por género y que son o serán procesos de violencia de género.

La solución es difícil dado el componente social y psicológico del problema ya que a veces no somos conscientes de hábitos adquiridos y de su repercusión en las nuevas generaciones y a menudo olvidamos que enseñamos mas por lo que hacemos que por lo que decimos y los hábitos son difíciles de modificar.

Difícil también erradicar las causas emocionales relacionadas con un sentido de la propiedad del ser amado, de despecho por el rechazo, frustración ante la ruptura del núcleo familiar, de infravaloracion al ver a la otra persona tratar de  continuar su vida sin necesidad de la persona que creía merecer ser el centro del universo familiar…. Nada de esto lo justifica, y en ocasiones, tras un primer impulso, el maltratador es consciente de la realidad de sus actos y trata de suicidarse, cosa en la que, como hecho curioso, suele tener menos habilidad que para matar  a su pareja, y suele fracasar.

En este caso, y aun a riesgo de ser tachado de extremista, aplico una propiedad matemática modificada: el orden de los factores sí altera el resultado. Primero suicidate, y luego la matas.

Mi respeto a todas las mujeres valientes que se atreven a dar el paso y salen de esa existencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s